martes, 21 de agosto de 2007

LA COSA ES COMPLICA

Sempre he pensat que el treball i les relacions humanes amb els companys de feina, si et dediques a alguna cosa que t’agrada, no és una càrrega sinó un element enriquidor. Jo em considere un privilegiat per dedicar-me cada dia a ser l’alcalde de la meua ciutat.
Maria, la meua dona, portava un temps sense treballar. Entre la baixa maternal per la nostra segona filla i la campanya electoral, a banda de fer alguna coseta ocasional, la seua tasca principal ha sigut aguantar-me a mi i a les xiquetes … que no és poc!

Ella diu que no hi res, si pots, com disfrutar de la família. Però necessitava moltíssim reprendre el seu desenvolupament professional per a sentir-se una persona completa. Ara s’ha incorporat a treballar de nou a València. És guionista d’un programa infantil-jovenil per a Punt 2.

Des de fa uns dies, vaig de cap. Com estic a Gandia, sóc el responsable de l’intendència de casa i de les atencions bàsiques i directes de Marieta i Júlia. De bon mati, porte a Maria a l’estació i faig el trasllat de les xiquetes de casa en casa, repartint-les entre la família. Les nanes s’ho passen pipa i pense que, tot i anar de cap, tots serem més feliços … o així ho vull vore quan anem cantant junts en el cotxe de bon matí.

Fins demà.
Share/Bookmark

4 comentarios:

Browner...Seguro? dijo...

jajajajaja... pues normal, com deu de ser.. com una familia normal i aont les dues parts de la parella treballen...

Esto te debe servir para comprender mas si cabe, la necesidad de crear servicios para los niños, guarderias, escuelas infantiles, etc, para que las familias que no tienen "abuel@s" tengan la posibilidad tambien de trabajar los dos.

Anónimo dijo...

Prou masclista la teua actitud. Pareix que siga algo excepcional lo que comentes. Aixo deuria ser lo normal. Parles com si fora algo fora de lloc i excepcional. No li veig la importancia, De fet, en una societat normal no deuria ser-ho.

Anónimo dijo...

Que bien, que bien, hoy comemos con Isabel. un blog que no dice nada de nada.

Barista dijo...

Señor alcalde, le felicito por su felicidad, pero permitame que le muestre mi indignación. Indignación por ver como con ciertas personas las ordenanzas municipales y las normas cívicas que todos hemos de respetar se hace la vista gorda o se mira para otro lado y se ceban siempre con los mismos. Regento un bar en el centro de Gandia y constantemente -por otro lado lógico porque por ello cobran- los funcionarios del departamento correspondiente vienen a certificar si cumplimos con dichas ordenanzas. Me gustaría saber por qué al señor Tano Gomar, y concretamente a su cafetería de la calle Purísima se le permite que deje durante toda la noche la terraza montada y preparada cuando al resto se nos obliga a desmontarlas y guardarlas dentro de nuestros locales, cosa muy lógica por otra parte. Espero que, como alcalde socialista y como persona justa que le veo, tome cartas en el asunto y que a todos se nos aplique el mismo rasero. Gracias por leer mi indignación.